Estado Mayor de la Defensa, EMAD

Imagen de presentación Celebración del XXV aniversario de la creación de la Unidad de Verificación Española
  • Visita del JEMAD a las instalaciones

    Visita del JEMAD a las instalaciones

  • Visita del JEMAD a las instalaciones

    Visita del JEMAD a las instalaciones

  • Firma en el libro de honor

    Firma en el libro de honor

  • Asistentes a los actos de celebración

    Asistentes a los actos de celebración

  • Fotografía de grupo

    Fotografía de grupo

Celebración del XXV aniversario de la creación de la Unidad de Verificación Española

24/10/2016

Como consecuencia de la negociación sobre el Tratado de Fuerzas Convencionales en Europa (conocido como FACE) y tras el desarrollo de dicha negociación en Viena, a partir de marzo de 1989 la Dirección General de Política de Defensa (DIGENPOL) siente la necesidad de establecer una estructura orgánica capaz de atender las obligaciones derivadas tanto del Tratado FACE como del Documento de Estocolmo. Para ello, se establece una estructura de dos niveles: uno directivo, a cargo de DIGENPOL y otro ejecutivo, a cargo del Estado Mayor Conjunto (EMACON) y los Cuarteles Generales de los Ejércitos.

En marzo de 1990 se constituyó, por orden del Ministro de Defensa, un grupo de trabajo que propuso un primer diseño de organización de un sistema de verificación, asignó cometidos a sus principales organismos DIGENPOL, Estado Mayor de la Defensa (EMAD) y los Cuarteles Generales de los Ejércitos y creó la Célula de Verificación en cada uno de ellos.

De este grupo también surgió la propuesta de constitución de una unidad de inspectores/escoltas, que se considera el embrión de la UVE. Paralelamente, el Ministro de Asuntos Exteriores, a raíz de una carta del Ministro de Defensa en la que le comunicaba el estado de organización de la verificación en Defensa y la necesidad de coordinar en esta materia ambos Ministerios, expresa su intención de crear una Subdirección General para los Asuntos de Desarme.

 

Primeros pasos

Una vez aprobada la creación de la unidad de inspectores/escoltas y establecido un sistema de verificación inicial mediante la asignación de cometidos, se definieron las líneas de funcionamiento que en algunos aspectos permanecen como rasgos característicos del modo de actuar de la UVE. Entre ellos podemos destacar la actuación de acuerdo con unos procedimientos reglados, acordados de antemano por los organismos participantes y la descentralización en la ejecución por parte de cada equipo tanto de inspección como de escolta.

La necesidad de disponer de un sistema de comunicaciones se consideró de gran importancia y en su concepción se tiene en cuenta la posibilidad de emplearlo para múltiples usos: intercambio de información, proceso de datos, envío de notificaciones, etc. También, dado el carácter reducido de los plazos establecidos para tramitar los diferentes procesos, se consideró la necesidad de establecer un sistema de alerta permanente, capaz de responder en tres horas a una notificación hecha por otro país, de la intención de realizar una inspección en España en un plazo de 36 horas.

Para la elaboración de las normas de verificación se establecieron, en septiembre de 1990, unas directrices en las que se asignan tareas a la UVE, mencionándola como unidad de reciente creación, si bien este hecho no se produce hasta un año más tarde, aun cuando el 20 de septiembre de 1990 (BOD 190) se había nombrado Jefe de la Unidad de Verificación al Excmo. Sr. General D. Víctor Suanzes Pardo. En ese momento todas las competencias relativas a elaboración y mantenimiento de la información eran competencia de la Célula de Verificación del EMACON (Estado Mayor Conjunto).

Como anexo a las directrices anteriormente mencionadas la propuesta también establecía una división de España en distritos de inspección con dos puntos de entrada/salida, los límites para decidir el tipo de transporte a emplear por el equipo de escolta y el apoyo a los sobrevuelos de los lugares declarados con helicópteros del Ejército de Tierra. Todo ello se plasmó en un primer borrador de una norma operativa general.

 

"Fiat lux"

Como resultado de esta actividad preparatoria surge la Instrucción de Organización 90/02 que, hoy por hoy, continúa siendo el documento básico de mayor rango, pues está firmada por el Jefe del Estado Mayor de la Defensa (JEMAD) y refrendada por el Ministro de Defensa. En ella se regulan los cometidos de los organismos del Ministerio de Defensa en relación con las inspecciones activas y pasivas y un aspecto muy importante, se establece la estructura interna de la UVE bajo el mando de un general; también se establece, la responsabilidad del EMACON en el mantenimiento de una base de datos. Poco después, en enero de 1991, fue firmada la Instrucción general 02/91 que regulaba los procedimientos internos de elaboración del intercambio de información del Reino de España. 

Pero sin duda, el acontecimiento más significativo durante 1991 fue, ante el compromiso de los países del Este a ratificar el Tratado FACE, la creación de la UVE por Orden Ministerial 73/91 de 8 de octubre de 1991.

En el mes de julio de 1992 se produce un acontecimiento que definitivamente impulsará el funcionamiento de la UVE, que es la decisión tomada por los Estados firmantes del FACE de su entrada en vigor con carácter provisional. A pesar de todos los preparativos realizados, este hecho sorprendió a la unidad con un número de efectivos insuficiente para hacer frente a la carga de trabajo prevista en ese momento; por ello, en septiembre se asigna personal en comisión de servicio y posteriormente en diciembre se produce el destino definitivo a la unidad.

 

Entrada en eficacia

A partir de este momento, la unidad se vio inmersa en una intensa actividad, ya que en diciembre de 1992 se toman también a cargo las actividades de verificación del Documento de Viena, en las que la unidad ya tenía experiencia, pues en octubre de 1991 se había realizado la primera actividad en aplicación de este documento como fue la evaluación de la Brigada de Caballería Castillejos n. 2 en Zaragoza por un equipo de la URSS. En cuanto a FACE fue necesario, antes de proceder durante los tres años siguientes a la reducción hasta los límites convenidos, validar los datos de existencia de armamentos limitados por el Tratado, conocido este periodo como "de validación de base". Durante el periodo de FACE llamado "de reducción" se realizó un gran esfuerzo pues se inutilizó, en la zona de aplicación, una cantidad de armamento superior incluso a lo destruido durante la II Guerra Mundial.

 

La organización interna de la unidad también se adaptó a esta nueva situación. Los equipos de inspectores perdieron el carácter de permanentes en su composición y evolucionaron hacia modos de actuación más pragmáticos y al tiempo eficientes, desde el punto de vista funcional. La rotación de los inspectores en tareas diferentes, de acuerdo con la misión, permite adquirir un conocimiento completo de las múltiples implicaciones que lleva consigo la realización de una misión de verificación.

El final del periodo de reducción, en 1995, dio paso a una fase de aplicación del tratado FACE de intensa actividad. En el plazo de cuatro meses se llevaron a cabo tantas inspecciones como las realizadas durante todo un ciclo anual. Los protagonistas del "periodo de validación de nivel residual", como se denominó a esta fase, lo recordarán como un estado permanente de disponibilidad para hacer y deshacer el equipaje personal.

 

Diversificación de misiones

Con la integración, de nuevo, de la Célula de Verificación en la UVE, pues desde 1992 había vuelto al EMACON, aumentó el compromiso de la unidad con la función de asesoramiento al mando en materia de control de armamentos.

La situación alcanzada en los Balcanes tras la firma del acuerdo de paz de Dayton, del cual se derivó un régimen de verificación inspirado parcialmente en el FACE y en el Documento de Viena, ofreció a la UVE la posibilidad de participar desde entonces como asesora de los equipos constituidos por las partes en conflicto.

La entrada en vigor de la Convención sobre Armas Químicas, hecha en París en enero de 1993 y ratificada por España en agosto de 1994, dio lugar a la creación de la Autoridad Nacional para la Prohibición de las Armas Químicas (ANPAQ), por RD de 12 de mayo de 1997, siendo un órgano colegiado presidido por el Subsecretario de Asuntos Exteriores, una Secretaría General encuadrada en el Mº de Industria y Energía, y un Grupo de Trabajo.

Surge de este modo un nuevo organismo, competente en materia de verificación y se inicia un régimen de inspecciones, a cargo de expertos de la organización internacional para la prohibición de armas químicas (OPAQ/OPCW), participando la UVE en las mismas como órgano de apoyo, por su experiencia sobre verificación en general y también en este aspecto, pues la unidad había realizado un ejercicio relacionado con esta actividad en la base naval de La Algameca (Cartagena).

Un hecho de gran impacto en el aspecto financiero de la UVE, fue, a partir de 1998, el empleo de líneas aéreas comerciales en lugar de aeronaves militares, como se había hecho hasta ese momento, para el desplazamiento de los equipos de inspección, una práctica que ya se aplicaba desde hacía algún tiempo por otros miembros de la comunidad FACE. Esto no significó en modo alguno el final de una valiosa contribución del Ejército del Aire a las actividades de verificación, pues al poco tiempo se produjo la entrega del sistema de observación aérea para el Tratado de Cielos Abiertos, denominado "pod de sensores", al grupo de aliados que participaban en el consorcio constituido en 1994 mediante un Memorando de Entendimiento (MoU). España había hecho una contribución importante cediendo cuatro cámaras aéreas para el equipamiento del sistema, por el cual se desembolsó además la cantidad de 22 millones de pesetas (132.500 €).

Tras la realización de unas pruebas de compatibilidad con el avión ‘Hércules’, que había sido sometido a un proceso de modernización en aviónica y sistemas de autoprotección, se realizaron con él las primeras actividades operativas, precedidas por vuelos de recogida de datos para determinación de la altura mínima de utilización de los sensores.

El día 1 de Enero del 2002 entró en vigor el Tratado de Cielos Abiertos y desde entonces se efectúan vuelos de observación tanto activos como pasivos.

Con el nacimiento de proyectos sobre Armas Pequeñas y Ligeras, y Municiones Convencionales en el marco de la OSCE y de Naciones Unidas, la Unidad de Verificación Española asumió un nuevo cometido en el ámbito del control de armamentos. La UVE participó y lideró de manera sobresaliente y en conjunto con Reino Unido y Suiza, un proyecto de medidas de seguridad física en 17 arsenales y depósitos de armas y municiones, en Bielorrusia entre 2004 y 2005.

 

Reestructuración orgánica y funcional

En enero de 1998 y por aplicación de la Instrucción de Organización 1/98 del JEMAD sobre "organización del Cuartel General del EMAD", la UVE pasa a depender del General Jefe de la División de Estrategia y Planes (DIVESPLA). En junio de 1999 la UVE se traslada de sus dependencias en el Estado Mayor de la Defensa a su ubicación actual en el Acuartelamiento de la Academia Central de la Defensa en Madrid.

La UVE es la encargada de la ejecución de las actividades de verificación y de asesoramiento en los cometidos que desarrolla, y mantiene relaciones funcionales con los siguientes organismos:

  • La Dirección General de Política de Defensa (DIGENPOL) del Ministerio de Defensa.
  • La Dirección General de Política Exterior y Asuntos Multilaterales, Globales y de Seguridad, del Ministerio de Asuntos Exteriores.
  • La División de Estrategia y Planes (DIVESPLA) del Estado Mayor Conjunto.
  • Las Células de Verificación del Ejército de Tierra, la Armada y el Ejército del Aire.

 

 

Resumen de actividades realizadas por la UVE hasta julio de 2015.

Actividades FACE 

  • 151 Inspecciones lideradas por España.
  • 314 Inspecciones formando parte de equipos multinacionales.
  • 116 Inspecciones recibidas por España.

Actividades Documento de Viena  

  • 37 Evaluaciones de Unidad lideradas por España.
  • 39 Inspecciones de Área Especificada lideradas por España.
  • 17 Visitas de Evaluación a Unidades españolas.
  • 23 Inspecciones de Área Especificada recibidas.
  • 202 Visitas a Bases Aéreas, Instalaciones Militares y Presentación de Nuevos Tipos (12 de ellos organizados por España).

Observación de maniobras: 7

Actividades de Cielos Abiertos 

  • 46 Vuelos de Observación realizados.
  • 31 Vuelos de Observación recibidos.

Actividades Acuerdos de Dayton 

  • 37 Misiones.

Actividades Convención de Armas Químicas 

  • 61 Escoltas a Inspecciones de la OPAQ.

 

 

© Copyright 2013 Oficina de Comunicación del JEMAD, Calle Vitruvio 1, 28006 Madrid